Inicio de sesión
Neiva / Mi Municipio / Pasado, Presente y Futuro
PASADO, PRESENTE Y FUTURO
FUNDACIÓN
 
Según los historiadores el conquistador español Sebastián de Belalcázar ordenó al  capitán Juan de Cabrera que fundara a Neiva en 1539; pocos kilómetros arriba del sitio conocido como Las Tapias (hoy Campoalegre), antiguo dominio de los indios Tamas. Once años después, la ciudad fue destruida en los enfrentamientos entre aborígenes y conquistadores.

En 1551, el español Juan Alonso trasladó la localidad al lugar donde en la actualidad se encuentra el municipio de Villavieja pero de nuevo fue arrasada por  los indios Pijaos y los españoles tuvieron que replegarse a Timaná.
El 24 de mayo de 1612, el capitán y alguacil mayor Diego de Ospina y Medinilla la fundó en su ubicación actual. Cuentan que el oficial salió de Fortalecillas con la misión de establecer por fin a la que ya llamaban Nuestra Señora de la Concepción.

Con una cabuya que medía treinta y tres pies hizo el traza​do de la plaza en torno a la cual crecería la localidad. Diez cabuyas, es decir, unos 100 metros, contó don Diego. La orden desde entonces fue que cada cuadra del poblado tuviera igual medida: 35 pies, representados en cuatro solares cuadrados de ochenta y un pies y medio. Aunque la nueva fundación sufrió el constante asedio de los indígenas Pijaos y Paeces fue convirtiéndose lentamente en un emporio ganadero de primer orden.



ORIGEN DEL NOMBRE
 
Varias son las hipótesis entorno al origen del nombre de la ciudad de Neiva. Sostienen algunos que fue dado por los españoles, dada su semejanza con algún lugar de Portugal o las Antillas.
Sin embargo, al parecer la palabra Neiva tiene un origen más universal: NEIVA O NIEVA, es el nombre de un río en la Rusia Occidental. También es el nombre de una aldea de Rusia, es el nombre de una aldea de Piamonte, el nombre de un río de Portugal NAYBE, significa culebra en lengua cuna, dentro de las crónicas de la conquista se lee: “Hubo un famoso valle cuyo señor se llamaba Neiva y Juan de Castellanos, el gran cronista de la conquista Huilense, escribe: “al fin fueron a dar a las llanuras de NEIBA que hallaron bien pobladas”.
También se asegura que los españoles le dieron este nombre por su semejanza con el valle de Neyba en Santo Domingo, igualmente en su libro El Huila y sus Aspectos, el historiador Joaquín García Borrero sugiere que el nombre de Neiva pudo provenir de Haití en donde los Españoles encontraron un río que los naturales llamaban NEYVE O NEYVA.

CONQUISTA
 
Así transcurrió el tiempo de la conquista, durante el cual la economía de Neiva se basó en la explotación del oro. Luego se desarrolló la ganadería vacuna, caballar y  porcina. En 1575 se decía que el clima no era propicio para cultivos de productos traídos desde España como el trigo o la cebada pero sí para la cría de vacas, yeguas y ovejas.
Según el historiador Reynel Salas Vargas a finales del siglo XVI las condiciones de vida eran precarias, se trataba de una población radicada en haciendas cuyos caminos eran objeto de continuos asaltos.
 

COLONIA

Durante la Colonia, como lo describe el Coronel Don Antonio de Alcedo –Diccionario Geográfico-histórico de las Indias Occidentales o América-, la ganadería y el comercio fueron los elementos económicos que dinamizaron la sociedad neivana. Proveía el mercado de casi todo el Reino y particularmente la capital de Santa Fe.
Según el historiador Camilo Francisco Salas, durante este período las celebraciones religiosas como la Semana Santa, Corpus Christi, San Juan y San Pedro, fiestas patronales y Navidad regulaban la vida social.
En 1763 la ciudad contaba 3.000 habitantes que moraban en modesto ranchos de paja y bahareque. Según el censo efectuado en 1779, el incremento de la población en un periodo de 16 años fue solamente de escasos 85 habitantes.

 
INDEPENDENCIA
 

La ciudad tuvo una activa participación en el Movimiento de los Comuneros. El 19 de junio de 1789 entró en Neiva el jefe de este grupo, Toribio Zapata quien dio muerte al Gobernador de la Provincia don Policarpo Sánchez mientras Zapata cayó en manos del capitán Pedro López de la guardia oficial.

En 1810, con el Grito de la Independencia, la localidad tomó partido al lado de la libertad, el 8 de febrero de 1814, el corregidor de justicia, Mayor Anastasio Ladrón de Guevara, sublevó a la provincia de Neiva y promulgó su constitución el 31 de Agosto de 1815.

Neiva contribuyó con sangre de sus hijos a la gesta libertadora, y dentro de los próceres figuran entre otros Benito y Fernando Salas Vargas, Francisco López, José María López, Luis José García, Manuel Ascencio Tello, Mariano Vásquez Posse y Galavis, el poeta guerrero José María Tello, Juan Antonio Samper, Antonio Piedrahita, Hermógenes Céspedes, Ambrosio Ortiz, Hipólito Perdomo, Miguel Cuéllar, José Oliveros, Juan Ignacio Vanegas, José Ignacio López, Carlos Agustín Quintero, José Gutiérrez, Juan Vicente Durán, Manuel García y el presbítero José Joaquín Buendía, entre los oficiales, fuera de los soldados que se incorporaron a la campaña del sur.
 


INTEGRACIÓN A CUNDINAMARCA

La reorganización administrativa que trajo la Independencia hizo que la Provincia de Neiva fuera integrada al departamento de Cundinamarca. La localidad siguió siendo capital.
En 1825 la Provincia estaba integrada por los cantones de La Plata, Neiva, Purificación y Timaná con unos 50 mil habitantes. Nada cambió, seguía siendo el lugar de mercaderes y viajeros. Sólo con las revoluciones liberales de mediados del siglo se presentan las primeras modificaciones.
 
TOLIMA GRANDE
A partir de 1860 la historia de Neiva se liga al Tolima, tanto así que durante la colonia y primeros años de la República, formaron parte de un mismo territorio. Neiva fue durante la mayor parte del siglo XIX la capital del Estado Soberano del Tolima. Su desarrollo económico y social le valió esta designación; la presencia de artesanos, la abundante producción de ganado, tabaco, cacao, la comercialización y exportación de quina y caucho a través del Magdalena se convierten en motor de este desarrollo.
El transporte fluvial fue un factor determinante. Sólo en 1856 se movilizaban 8.000 cargas de quina y 60.000 de cueros. En 1858 se anunció la llegada del primer barco el “Vapor Weckbecker”.

Cerca de 1880 se instaló en la ciudad el Banco del Tolima y surge uno más de Neiva, que contaba entre sus accionistas al comerciante J. Bedjord Des Sources. En esta época nacen los que más adelante serían considerados grandes personajes del Huila: José Eustasio Rivera, Julián Motta Salas y Luis Calixto Leyva.

 
LA GUERRA DE LOS MIL DÍAS
 
En este período de la historia del país que comenzó el 17 de agosto de 1899 y terminó en 1902, Neiva fue escenario de diversas acciones militares pero sobresale la Batalla de Matamundo, librada en la zona sur de la ciudad. De cara a la paz, el país se reordena políticamente. En este proceso se crea el departamento del Huila y Neiva se va transformando paulatinamente.

Llega la energía gracias a un aporte hecho por Reynaldo Matiz y Cía que facilitó su planta eléctrica para iluminar la ciudad con motivo del Centenario de la Independencia de la antigua Provincia de Neiva. Por la gestión de Matiz se instalaron una trilladora de café, maquinaria para chocolatería, una fábrica de hielo y el cinematógrafo. 
La necesidad de transporte concreta la extensión del ferrocarril que había sido decretada por la ley 30 de 1914 hasta el Caquetá. La ciudad se recompone con la presencia hegemónica de la Iglesia, florece el periodismo, el Banco del Huila funciona en la esquina de la carrera 5ª con calle 10 (hoy Club Social). En esta época inicia la construcción del nuevo templo de Neiva: la Catedral que demandó muchos esfuerzos; en 1959 la torre que debía medir 60 metros de altura aún estaba por construir.

 
TRANSPORTE, MOTOR DE DESARROLLO
 

El escritor Gabino Charry describía a la Neiva de 1920 como una ciudad cautivante. La plaza era aún el centro de múltiples e importantes actividades, en ella el parque caracterizado por flores de aromas agradables. Y el arroyo La Toma o La Jabonera, sobre el cual se construyó un puente de arco rebajado.
Esta era la Neiva preocupada por el desarrollo de su infraestructura de transporte, orientada a abrir puertas a los mercados nacionales. Los primeros esfuerzos se concentraron en el ferrocarril que en 1928 llegó a la estación de Polonia, Villavieja.

Del 17 al 20 de julio de 1938, la inauguración de la estación en Neiva fue todo un carnaval, pero ello debilita el transporte a través del champán, vigente sólo hasta 1931. Antes del ferrocarril ya se había asentado en Neiva la compañía SCADTA de aviación (sociedad colombo-alemana) de la cual participó también el departamento del Huila.

 







EL HIDROAVIÓN
 
El 19 de octubre de 1920 llega el primer hidroavión. El primer vuelo de demostración fue de los integrantes del concejo. Funciona con la línea Girardot-Neiva y el viaje duraba una hora y veinte minutos. Así se abre un espacio al transporte aéreo, se adecuan predios de la hacienda La Manguita, al norte de la ciudad, para el aterrizaje de aviones militares.
Más tarde a esta Terminal se le conoce con el nombre del coronel Benito Salas Vargas, hoy aeropuerto de Neiva. Cuenta la tradición que en los predios de dicha hacienda fue enterrada la cabeza del reconocido mártir.
A la historia del servicio de transporte aéreo en Neiva se vinculan firmas como Avianca, Lanza y Saeta, el Aeroclub de Neiva, Taxi Aéreo Opita, Satena y Sedelca.

 
LOS PRIMEROS CARROS
 

Llegaron a Neiva en champán, por el río Magdalena. Uno de los primeros fue un camión Ford tres patadas de José de la Cruz Moncaleano. Luego vinieron el Ford Berlina de Miguel A. Villoria. En 1925 una vuelta en automóvil costaba 5 centavos.

Se organizan posteriormente las empresas de transporte. En 1932 nace Empresa de Transporte del Sur, en 1938 Transportes del Huila y Caquetá, en 1942 la Federación de Transportes del Huila y en 1948 la Transportadora Neiva-Palermo-Palmira.

El 13 de abril de 1942 se constituye la Cooperativa de Transportes del Huila y el 7 de marzo de 1961, la Cooperativa de Motoristas del Huila-Caquetá. Esta es la primera empresa que incursiona en mercados nacionales. Entonces dichas organizaciones competían aún con el transporte férreo.
Viene luego el crecimiento del transporte urbano e intermunicipal con Flotahuila y en la ciudad funcionan la Compañía de Servicio Urbano de Pasajeros, Cosepas, Autovásquez, Cideltra y Corautos que prestan su servicio en barrios como Cándido Leguízamo, Las Granjas, La Villa Olímpica, Santa Isabel, La Toma, Calixto Leyva, Obrero, Ventilador y Quebraditas.

 


ECONOMÍA
 
La industria cafetera y la ganadería huilenses constituían a finales del siglo pasado los principales renglones económicos. En 1935 Neiva el primer productor departamental del grano con el 16.6%, en 1948 ocupaba el cuarto lugar. Ha sido sede de la industria de trilla desde 1920 con la Casa Lara y luego por otras empresas.
Desde 1945 la ciudad muestra una tendencia a las empresas productoras de alimentos, cuero, bebidas, metalurgia, maderas, tabaco, minerales vestidos y artes gráficas. Hoy se ha incorporado la de bienes y servicios, fortalecida con el crecimiento de oficinas bancarias, de asesoría, derecho, ingeniería, arquitectura y la educación universitaria.

 
SECTOR BANCARIO
 
En 1931 se creó la sucursal de la Caja Agraria, en 1932 del Banco Agrícola Hipotecario, en 1946 el Banco Comercial Antioqueño (hoy Santander), en 1951 el Banco del Comercio, en 1953 el Banco Popular, en 1955 el Banco de Colombia, en 1957 el Banco Cafetero.

 
NUEVE DE ABRIL DE 1949
 
La región del Alto Magdalena fue escenario privilegiado de v​iolencia a partir del 9 de abril de 1949. Era una sociedad de férrea oposición entre liberales y conservadores.

Según el historiador Augusto Ángel en las noches de aquel tiempo, Neiva era una ciudad muerta. La violencia se concentró en áreas rurales como San Luis, Chapinero y Órganos. Además se crean las guerrillas comunistas y liberales.

La violencia genera desplazamiento hacia el área urbana de Neiva. Es así como son poblados barrios como Cándido Leguízamo, Las Granjas, Las Mercedes y Santa Inés (apoyados por el Instituto de Crédito Territorial) y otros subnormales como Santa Isabel y La Libertad.

 





LA MODERNIDAD
 
El sector eléctrico en un inicio fue punta de lanza para la industrialización y la generación de empleo. La planta La Regadera de Matiz fue suplida a partir de 1924 por la Hidroeléctrica de Fortalecillas que surtía de energía a Neiva. En los 50 se instalaron los motores diés​el por parte de las Centrales Eléctricas del Huila (1947). En 1952 las primeras unidades térmicas fueron localizadas cerca de la línea férrea para facilitar el suministro de combustible al tren.

La planta dié​​sel fue ampliada en 1958 y 1965 hasta la creación de la interconexión con Bogotá e Hidroprado (1971), las necesidades son muchas. Nace la Central Hidroeléctrica de Betania (1982-1986) pero la capacidad de conducción sigue saturada. Se constituyen subestaciones que luego de 15 años pasaron a ser propiedad de la Electrificadora del Huila.

 
EDUCACIÓN
 
En 1936 fue nacionalizado el Colegio Santa Librada, en 1934 se crea la Escuela Complementaria (Instituto Técnico Superior), en 1943 se funda el Liceo Femenino anexo al Santa Librada, en 1945 se crea el colegio Salesiano “San Medardo”, en 1948 Tulia ​Rosa Espinosa Celis funda el ITRE, especializado en formación comercial y en 1958 se funda el Instituto Ciudad de Neiva para formar a la clase empresarial de Neiva.

En 1971 se dio al servicio el INEM, Julián Motta Salas y al año siguiente el Colegio Oliverio Lara Borrero que a finales de la década, se compromete junto con el IPC Andrés Rosa Summa a atender a la población de los barrios del sur y del suroriente.

 







HOSPITALES
 
El viejo hospital San Miguel que funcionaba desde 1888 (donado por Luisa Durán Alvira -Hermana San Miguel de la Presentación-​​) fue reemplazado por el Hospital General, Hernando Moncaleano Perdomo, a partir de 1973.​
Este es de cubrimiento regional, de tercer grado especializado. Lo acompañaban los Centros de Atención Permanente Camilo Gutiérrez (Carmen Emilia Ospina) de Granjas, Jairo Morera Lizcano de los barrios suroccidentales y Adriano Perdomo Trujillo del barrio Siete de Agosto.

 
LA PLAZA
 
La antigua Placita cedió su espacio a la Galería Central, reconstruida en 1962 luego de un incendio que la destruyó por completo.

 
LAS EPN
 
Para orden la prestación de los servicios de acueducto, alcantarillado y aseo en 1963 se crearon las Empresas Públicas de Neiva.

 
EXPLOTACIÓN PETROLERA
 

Toda la infraestructura de servicios en Neiva se ha visto fortalecida por explotación petrolera que comenzó en el año 1959 cuando el gobierno nacional entregó en concesión a la Tenesse Colombiana una nueva extensión de 49.000 hectáreas, entre los municipios de Aipe y Neiva, conocida como Campo DINA.
La concesión fue desarrollada luego por Colbras, Hocol y finalmente por Ecopetrol.

 
MEDIOS DE COMUNICACIÓN
 
Gracias a la energía eléctrica, al desarrollo del comercio, al incremento de la población y a la mayor movilidad se abre espacio la creación de los medios de comunicación. 

Nacen los primeros periódicos: El Meridiano, Cristiandad y Tribunal Juvenil. Se publican revistas como Huila, órgano informativo de la Academia de Historia, El Bronce, Cabildo y Juventud.
El 8 de agosto de 1966 se funda el Diario del Huila y el 15 de junio de 1994 La Nación. 
En 1952 se traslada de Campoalegre a Neiva La Voz del Huila, luego surgen Radio Neiva, Ondas del Huila, Armonías del Sur, Radio Colosal, Radio Surcolombiana y luego varias en la frecuencia modulada.
 
LA VIDA CAMBIA
 
En la década del 50 con la llegada de gente de departamentos como Tolima, Valle del Cauca, Cundinamarca, Boyacá y antiguo Caldas se producen intensos cambios urbanísticos y demográficos.
Surge una corriente de personajes interesados por sistematizar la identidad huilense. Nacen proyectos como la Biblioteca de Autores Huilenses, el Conservatorio Departamental de Música, el Centro Cultural del Huila y luego la Academia Huilense de Historia (1956). Este pensamiento termina con la institucionalización de las festividades de San Juan y San Pedro.

 
UNIVERSIDADES
 
En 1958 se dan los primeros intentos por organizar un centro de educación superior, materializado diez años después cuando la Ley 55 del 17 de diciembre de 1968 crea el Instituto Técnico Surcolombiano, ITUSCO luego Universidad Surcolombiana, 1974.
Surgen luego la Universidad Antonio Nariño, la Cooperativa de Colombia, la Corporación Universitaria del Huila, Corhuila, la Corporación Universitaria Nacional CUN y otras de educación a distancia.
 

DEPORTE

La 'Aplanadora Opita' reconocido equipo de baloncesto, los ciclistas Mingo Pinzón, Giovanni Polanía, Ricardo Matta, el equipo de fútbol del Huila en los 60, fueron otro paso dado por Neiva para hacerse conocer en el contexto nacional.
Así en 1988 se realizan los Juegos Deportivos Nacionales y en esa misma época se organiza el Atlético Huila. También se han fortalecido las actividades subacuáticas con figuración internacional junto a los triatlonistas en los años 90.

El éxito de la 'Aplanadora Opita' hizo que se construyera el Estadio de Baloncesto 'Roberto Urdaneta Arbeláez' inaugurado con motivo del VIII Torneo Nacional de Baloncesto. En 1963 se construye el estadio de fútbol Guillermo Plazas Alcid en los terrenos que fueron de la Villa Olímpica durante la dictadura de Gustavo Rojas Pinilla.

 
EMPRESAS
 
A partir de los años 80, superadas dificultades generadas por la escasez de energía, se vive un inusitado período de creación de empresas: la procesadora de aceites, Conasa; la Corporación Forestal del Huila, la procesadora de frutas Procefrutas, la productora de fosfatos y el Centro Agroindustrial y de Exposiciones del Huila 'Ceagrodex' (algunas de las cuales fracasan por diversas razones).


EL TERREMOTO DE 1967

El 9 de febrero de 1967 un fuerte temblor daña buena parte de las edificaciones,  incluyendo la Iglesia Colonial y el Palacio de las 56 ventanas (Gobernación). Así comienza el rediseño urbanístico central de la ciudad. Se abren avenidas como las carreras 5ª y 7ª, la calle 10, en un sector. Se construyen los edificios de la Caja Agraria y Comfamiliar, se desplazan las casas de habitación para dar lugar a almacenes, oficinas y pequeños edificios.

De acuerdo con los expertos la mayor revolución urbanística tiene lugar con el desarrollo de la Avenida La Toma que fue canalizada, la Avenida Circunvalación y la construcción del monumento La Gaitana. Así la ciudad volvió los ojos al río Magdalena.
La Toma transforma la ciudad de norte a sur y amplía posibilidades de desarrollo a las avenidas 26 y 7ª, continua la circunvalar en el sector oriental, Buganviles, al Terminal de Transportes y los puentes Pastrana Borrero, de la 15, de la 7ª y de la 2ª y 7ª.

 
LA DIÓCESIS DE NEIVA
 
En la década del 70 se promueve la creación de la Diócesis de Neiva, constituida el 13 de octubre de 1972. A las tradicionales parroquias como de la Catedral, Templo Colonial, San José y Perpetuo Socorro, El Caguán, San Luis, San Antonio de Anaconda y Vegalarga le siguen San Judas Tadeo, San Antonio María Claret, San Juan María Vianney, Jesús Obrero, San Vicente de Paul, Nuestra Señora de Aranzazu, Nuestra Señora de Fátima, Santa María de la Paz, la Medalla Milagrosa, Divino Niño, María Auxiliadora, Espíritu Santo.

 
EL RELOJ SE DISPARA
 
Entre los años 60 y 70 aumenta la población, los movimientos migratorios, la mezcla de culturas, cambios en los modelos urbanísticos, construcción de vías y múltiples edificaciones. Los neivanos avanzan hacia lo que hoy por hoy es el lugar donde habitan: 1.553 Km2 de extensión desde la Cordillera Oriental hasta la cordillera central, pasando por el Valle del Río Magdalena.

Nacen y mueren diversos sectores urbanísticos de la ciudad. El mapa cambia hasta que logra su actual división administrativa en 10 comunas y 273 barrios en la zona urbana y ocho corregimientos con 61 veredas. Aunque no se industrializa, la pujanza de su gente hace que Neiva alcance importantes niveles de desarrollo en diversos ámbitos.

De ello hay testigos de concreto en cada recodo de la ciudad. El Edificio Nacional, La Estación del Ferrocarril, la Hacienda Matamundo, El Templo Colonial y la Catedral de la Inmaculada Concepción, son hoy atracciones arquitectónicas de carácter nacional. Sobresalen monumentos como el de los Potros, la Cacica Gaitana, el Monumento a la Raza y grandes obras dedicadas al maestro Jorge Villamil, como Caballo Colombiano, Los Guaduales y Luna Roja entre otras es una muestra de la fuerza creativa de los artistas de la región.

 
PRIMER SEMÁFORO
 
Aumenta el parque automotor con este desarrollo. En 1997 estaba representado en 3.430 vehículos particulares, 2744 de servicio público, 112 de servicio oficial y 8.017 motocicletas. El primer sistema de semáforos comienza en 1978, cuando se instalan los primeros aparatos de control electromecánico. Hoy se manejan desde un centro de cómputo.
 
NUEVO MILENIO
 
La ciudad trata de resolver hoy problemas para mejorar su calidad de vida, reordena su espacio público; comerciantes y vendedores del antiguo Pasaje Camacho fueron reagrupados en el Centro Comercial 'Los Comuneros' (allí funcionó el viejo hospital San Miguel, calles 8ª y 9ª y carreras 1ª y 2ª).

La galería central, localizada a una cuadra del parque Santander fue destruida y sus comerciantes reubicados en el proyecto conocido como Mercaneiva, contiguo a la Central Mayorista de Abastos, avanzan el Plan Vial de Alta Prioridad, la optimización del servicio de acueducto, la construcción de nuevos condominios y centros comerciales. La ciudad se expande, especialmente, hacia el oriente con un desarrollo fuerte y de proyección.